País

Presidente Duque pide a ministros acelerar política pública para formalizar a vendedores informales

Indicó que es fundamental el trabajo con los gobiernos locales para lograr los resultados previstos con la implementación de esta política pública.

Durante la socialización de la Ley 1988 de 2019, en la Casa de Nariño, el presidente de la República, Iván Duque Márquez, pidió a los ministros de Trabajo, Alicia Arango, y de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo, acelerar la ejecución de la política pública para formalizar a los vendedores informales del país.

“Este Gobierno apoya y apoyó esta Ley, y se compromete a sacar adelante esta política pública”, resaltó el mandatario al momento de solicitarles a los citados ministros “asumir esta tarea”.

En su intervención, destacó que para la implementación de esta política pública “es fundamental el trabajo con los gobiernos locales”, para que “ellos habiliten espacios donde, perfectamente, se puede pagar por el espacio una suma moderada, para ir haciendo esa transición”, dijo.

A través de la Ley 1988 de 2019 se establecen los lineamientos para la formulación de la política pública en beneficio de los vendedores informales en el país. La norma, sancionada por el Jefe de Estado el pasado 2 de agosto, da un plazo de 12 meses para elaborar, formular e implementar la mencionada política pública.

“Esta Ley, que la hemos firmado con gusto, pero que la acompañamos en su trámite legislativo, invita a que tengamos una política pública para los vendedores que quieren hacer ese tránsito de la informalidad a la formalidad”, señaló el Jefe de Estado.

Entre los lineamientos que se deben tener en cuenta para la formulación de la política pública, la Ley ordena programas y proyectos encaminados a garantizar el mínimo vital y la subsistencia en condiciones dignas de esta población, para lo cual se deben implementar alternativas de trabajo formal para vendedores ambulantes.

“Me emociona” esta norma, porque “conecta muchas cosas que han estado en la línea de este Gobierno”, explicó el presidente.

Agregó que “si hay un tema que tiene la capacidad de unir transversalmente a la sociedad colombiana es la agenda de la Equidad, es la agenda de la justicia social, la agenda de oportunidades, la agenda de expandir nuestra clase media y de fomentar en todo el territorio nacional un crecimiento que tenga ese impacto en lo social”.

Formalización

Durante su intervención, el Presidente Duque resaltó que la Ley 1988 complementa las políticas incluidas en el Plan Nacional de Desarrollo ‘Pacto por Colombia, Pacto por la Equidad’.

“El trabajo del equipo de Ministerio de Trabajo nos permitió en el Plan de Desarrollo incorporar el concepto del régimen o, más que del régimen, del piso mínimo social, una herramienta a partir de la cual las personas pueden encontrar una participación en el sistema de contribución a la seguridad social, para tener esa protección en la vejez”.

De igual manera, recalcó que se deben analizar nuevas herramientas para acompañar el proceso de formalización de los vendedores informales en el país.

“Eso implica registro; eso implica el acceso a la seguridad social a través del piso mínimo para algunos de ellos; eso implica también la diferenciación tributaria, que lo permite hoy el régimen simple, para los que quieren formalizarse, sin quedar asfixiados o ahogados, y también el acceso a las grandes herramientas que necesitan para crecer”, dijo el Jefe de Estado.

Informalidad empresarial

El Mandatario recordó que al iniciar su Gobierno cerca del 56% de los negocios en el país no tenían ni Registro Mercantil ni Registro Único Tributario.

Por ello –explicó– a través de la Ley de Financiamiento (Ley de Reactivación Económica) “introdujimos el Régimen Simple, un régimen impositivo donde las empresas, sobre todo las fami-empresas, microempresas y empresas pequeñas, arrancan pagando un mínimo, que empieza casi que en el 1,1%, hasta un máximo del 10%, que llega hasta las empresas medianas”.

Vendedores optimistas

El evento contó con la asistencia de comerciantes y vendedores informales, entre ellos Luis Miguel Bejarano, expendedor de confitería, quien expresó: “A nosotros nos beneficia; en el caso mío, como adulto mayor, y a muchos de nuestros compañeros, de la edad mía, que no tienen cómo acceder a una pensión, cómo tener un puesto, la Ley nos ayuda tener el mínimo vital para nuestras familias”.

Por su parte, Flor María Vargas, vendedora de Bogotá, declaró: “Veníamos esperando hace mucho tiempo” esta medida, que es “muy buena para los vendedores informales, porque vamos a cambiar nuestros hogares y no seguiremos con nuestras familias en las calles”.

Etiquetas