DeportesFútbol colombianoHora Tiburona

La camisa de Comesaña, patrimonio juniorista

La famosa prenda del técnico tiburón también es bicampeona del fútbol colombiano.

La famosa camisa azul de Julio Comesaña, la misma que lució en la final de diciembre del año pasado contra Independiente Medellín, ya es un patrimonio del Junior, tanto que hay quienes manifiestan que ese modelo debería utilizarse como el segundo uniforme y hasta enmarcarla colocarla en el museo de trofeos del equipo barranquillero.

Los alcances de la camisa han llegado hasta la cúpula directiva. Antonio Char, presidente del equipo, en forma jocosa, dijo que esta se encuentra incluida en el contrato de Junior con el timonel colombo-uruguayo y la pareció una buena idea la propuesta de adoptarla como uniforme alternativa.

Lo cierto es que la camiseta ha dado para toda clase de memes (le han colocado los patrocinios de Olímpica, Águila y Postobón) y muchos seguidores del Junior la consideran un amuleto de buena suerte. Ya en el partido de ida de la final contra el Pasto, varios de ellos lucieron su réplica en el estadio Roberto Meléndez.

Contra Melgar de Arequipa, Comesaña decidió dirigir con otra camisa, pero la derrota 1-0, que posibilidad de jugar la Copa Sudamericana, lo obligó a desempolvar su camisa azul. Desde ese momento no la deja y hasta le compró pantalón para que le hiciera juego.

Esa camisa fue comprada hace dos años en Medellín, simplemente porque a Comesaña le pareció bonita, le gustó el color y lo fresca que era. Solamente la utiliza para dirigir, porque considera que una prenda como esa no es para estar luciéndola por la calle. Ya advirtió, inclusive, que nadie se atreva a pedírsela porque no piensa regalarla.

“La camisa está ahí, se cuida mucho, la lavan a mano, el día que se termine el campeonato veremos qué hacemos con  la camisa, tendré que sacar otra”, respondió Comesaña una de las tantas veces que la han preguntado por la camisa en todas las plazas del país.

“Hay cosas que para uno son indiferentes, pero para otras personas no. A mí esa camisa me gusta como camisa, no como cábala ni nada”, agregó Comesaña, a quien los jugadores y sus colaboradores le reclaman cuando no lo ven con ella puesta.

La parece bien que quienes hayan decidido comercializar la réplica se ganen una platica con ella. Les dice, a manera de broma, que estén tranquilos, que no piensa cobrarles comisión.

Además de lo cómodo que se siente con esa camisa, Comesaña dice que, por su color, no tiene que cambiársela en los partidos. “¿Contra quién me la voy a quitar? El color no tiene nada que ver con el de los árbitros, ni con el de rivales, ni con el del Junior”.

Etiquetas

Manuel Ortega Ponce

Comunicador social-periodista egresado de la Universidad Autónoma del Caribe. Toda una vida ligada al deporte y a la información que este genera.