Judiciales

Informe especial | ¿Qué fácil resulta en Barranquilla adquirir un uniforme para delinquir?

HORA 7/24 recorrió el mercado público, donde halló para la venta indumentaria de muchas empresas, incluso una de Odebrecht y de un diario local.

A raíz del vil asesinato de la doméstica Angélica María Ruiz Vega, ocurrido el viernes pasado en el barrio El Limoncito por un sujeto que utilizó el maletín fosforescente con el logo del bigote de la empresa de servicios domiciliario Rappi; periodistas de HORA 7/24 investigaron qué tan fácil puede resultar para la delincuencia de la ciudad encontrar este tipo de elementos, e incluso, uniformes completos de reconocidas entidades que luego se emplean para cometer fechorías.

En el caso de la doméstica existen dos versiones: según la Fiscalía el procesado Sebastián Castro Molina facilitó voluntariamente el equipo de Rappi para perpetrar la incursión delictiva en la vivienda, que terminó con la muerte de la mujer.

Este afirma en su defensa que esto es falso, pues dos hombres lo abordaron en plena calle en inmediaciones del parque Almendra, y le propusieron comprárselo en $200 mil, a lo que aceptó pues era un buen negocio para él, ya que lo había comprado en $100 mil.

En Barranquilla no es la primera vez que las bandas de asaltantes se valen de implementos, logos o uniformes de entidades reconocidas para su accionar delictivo.

Se han amparado, incluso, con uniformes de la misma Policía; como ocurrió a las 6:30 de la mañana del 8 de octubre de 2017, cuando dos delincuentes vestidos impecablemente como agentes de la Policía asaltaron a vigilantes de la empresa Atlas que iban a surtir un cajero electrónico en SAO Hipódromo.

Esa vez los falsos patrulleros se llevaron un botín de $349 millones.

En otra oportunidad la Policía capturó a las 10 de la mañana del 8 de enero de 2018, en la calle 6 con carrera 6 de Puerto Colombia, a dos delincuentes que atracaban a una dama enfundados en uniformes de la empresa de mensajería Servientrega.

La zona del mercado público ha sido desde hace años un punto de venta de este tipo de prendas de uso laboral, o uniformes de empresas de vigilancia.

Foto: Juan Pablo Mercado.

Algunas son nuevas y otras ya usadas o “de segunda mano”, como se dice popularmente, y que muchas veces caen en manos de bandidos.

Uno de estos vendedores informales de ropa y uniformes usados habló con HORA 7/24, y dijo que lleva en esta actividad 58 años.

“Llegué aquí en 1961, los uniformes de empresas se los compramos a los mismos trabajadores. Muchos vienen aquí a vender su dotación y nosotros la revendemos. Los uniformes se compran con los logotipos de la empresa y se venden así”, manifestó el hombre que solicitó que guardáramos la reserva de su identidad.

Foto: Juan Pablo Mercado.

Otro de estos vendedores, que también pidió el anonimato, dijo que mucha de esta ropa se la compran a recicladores que las obtienen pidiendo en las calles.

“Vendemos ropa desde $10 mil para abajo, botas de empresas, jeans industriales y hasta las camisas de los uniformes. Todo eso lo vendemos acá”, reconoció.

Agregó que los compradores son por lo general gente que trabaja en las construcciones del norte de Barranquilla.

“Aquí llega mucha gente, la clientela es muy variada, y uno no se pone a preguntar para qué la van a utilizar, ni sabe sin son delincuentes que las van a vestir en sus vueltas raras”, agregó.

“Los recicladores venden a un precio y nosotros le ponemos otro para ganarle así sean 1.000 o 2.000 pesos. El que compra los jeans con el logotipo de la empresa, nosotros le decimos que lo borre, o a veces acá mismo lo borramos con pintura, pero si no da tiempo se lo vendemos así, con el logo”.

Este mismo comerciante afirmó que muchas veces le han llevado prendas de la Policía, el Ejército, e incluso de la Armada.

“Hay militares que botan su indumentaria en el norte, o se las regalan a los recicladores, y ellos nos las traen acá. Hemos tenido algunos problemas, porque han venido a buscar cosas que los recicladores se han robado, y se nos forma tremendo lío aquí”, indicó también.

Foto: Juan Pablo Mercado.

Estos comerciantes aseguran tener una clientela cautiva ganada a través de los años, que les deja ganancias quincenales entre 200 y 300 mil pesos.

En el recorrido que hizo HORA 7/24 halló uniformes de empresas de vigilancia privada, de telefonía, de mensajería; de Triple A, y dos que llamaron la atención: el chaleco de reportero gráfico de un reconocido diario de la ciudad, y un uniforme de color rojo de la controvertida empresa brasileña Odebrecth, que tal vez llegó a Barranquilla dentro de las múltiples trapisondas en que anda envuelta esta multinacional del delito.

Foto: Juan Pablo Mercado.
Etiquetas

Gabriel Salazar

Periodista con experiencia en la fuente judicial. Mi mayor pasión es investigar los hechos que ocurren a diario. He trabajado en radio, prensa digital y televisión para medios como El Ámbito, Cablenoticias, El Tiempo Televisión y Red+ Noticias. Actualmente vinculado a Hora7/24. Candidato al título de Comunicador Social.