Atlántico

Gobernación le pone la lupa a 24 estéticas en el Atlántico

Las autoridades departamentales también ejercen especial vigilancia a cirujanos plásticos independientes.

Buscando proteger la salud de los atlanticenses, la Gobernación, a través del programa de Tecnovigilancia de la Subsecretaría de Salud Pública, inició este año un control especial a los profesionales de salud independientes, al priorizar a los cirujanos plásticos, médicos estéticos, y cirujanos de mama y tumores de tejidos blandos (no oncológicos).

Estos profesionales utilizan dispositivos médicos como prótesis mamarias e implantes en sus diferentes modalidades, dispositivos que se clasifican de riesgo al poder ocasionar eventos e incidentes adversos que se deben reportar al programa de Tecnovigilancia de Salud Pública.

La Tecnovigilancia es definida como la vigilancia poscomercialización de los dispositivos médicos, es decir, los aparatos, instrumentos, equipos, máquinas o elemento que utilizados solos o en combinación, sirven para la atención en salud.

Los profesionales inscritos en el REPS (Registro Especial de Prestadores de Servicios de Salud), 18 actualmente, están concentrados en el municipio de Puerto Colombia, donde el programa de Tecnovigilancia inició la inspección, vigilancia y control sobre los dispositivos médicos que utilizan en su atención médica.

“Les brindamos asistencia técnica para que desarrollen programas de Tecnovigilancia adecuados, en cumplimiento de la resolución 4816 de 2008, para que conozcan cómo detectar eventos e incidentes adversos en los dispositivos médicos implantables, como las prótesis mamarias, debido a su alta tasa de ruptura, muchas de las cuales no se están reportando, especialmente por desconocimiento de la norma”, explicó la subsecretaria de Salud Pública, Arilis Ruiz.

La funcionaria resaltó que el programa no es punitivo. “El objetivo es que se reporte el evento e incidente adverso para tomar acciones con los comercializadores y productores de los implantes, tendientes a proteger la salud de los atlanticenses”.

“Se busca la detección de los eventos e incidentes adversos relacionados con tecnologías de equipos biomédicos y otros aparatos o elementos que hacen parte de este sector. El fin es la seguridad del paciente, que la tecnología sea efectiva y eficiente en la etapa de poscomercialización tanto para los pacientes como para quienes los operan como médicos, enfermeras y cosmetólogas”, comentó la coordinadora departamental del programa de Tecnovigilancia, Claudia Milena Basto Vera.

Agregó que si un paciente de este tipo de establecimientos presenta algún evento o incidente adverso relacionado con la tecnología utilizada, puede reportarlo a la Secretaría de Salud. “En este programa todo somos actores. Pueden escribirnos al correo tecnovigilancia@atlantico.gov.co”, dijo.

El doctor Jaime Aroca, cirujano plástico, destacó la importancia de este programa para los médicos y pacientes. “Los profesionales debidamente acreditados y certificados en cirugía plástica, estética y reconstructiva utilizamos dispositivos que tienen registro sanitario expedido por el Invima, los cuales son vigilados en su pos aplicación por parte del área de Tecnovigilancia de salud Pública Departamental, lo que nos brinda total tranquilidad del seguimiento que se hace”.

Afirmó que al paciente le entrega la seguridad que los implantes están siendo vigilados en su calidad y durabilidad.

Foto: gobernación.

Tecnovigilancia en Centros de Estética

Los establecimientos denominados como centros de estética, spa, o que prestan servicios relacionados al embellecimiento facial y corporal, también deben contar con el programa de Tecnovigilancia además de dar cumplimiento a las normas sobre las condiciones técnico sanitarias. Estas normas dan la competencia a las secretarías de salud para hacer inspección vigilancia y control a estos establecimientos en condiciones de apertura y funcionamiento.

“Trabajamos con actas de visita donde verificamos cada uno de los equipos, sus partes y componentes, seguridad, con el fin de que cuenten con las condiciones dadas por el fabricante. También vigilamos los procedimientos, ya que las cosmetólogas tienen unas competencias específicas en cuanto a la no realización de procedimientos invasivos, por ejemplo, no pueden realizar vacumterapia, mesoterapia, y procedimientos con láser, entre otros”, expresó Claudia Milena  Basto Vera.

La Ley 711 de 2001 reglamenta el ejercicio de la ocupación de la cosmetología, por ejemplo, en el Artículo 8, indica que el (la) cosmetólogo (a) podrá realizar procedimientos de limpieza facial, masajes faciales y corporales, depilación, drenaje linfático manual y en general todos aquellos procedimientos faciales o corporales que no requieran de la formulación de medicamentos, intervención quirúrgica, procedimientos invasivos o actos reservados a profesionales de la salud.

“Es de gran importancia la inspección vigilancia y control que nos hacen y el programa de Tecnovigilancia, porque por medio de ella podemos garantizar óptimas condiciones en el cumplimiento de las normas, tanto de apertura como de funcionamiento, bioseguridad, higiene, barreras de protección, y el debido cuidado de la salud de cada uno de los pacientes”, indicó Gloria Calderón, propietaria del centro de belleza y spa Stylo Gsep.

Y agregó: “en cada visita de control se evalúa el debido funcionamiento en las prácticas que realizamos, y en conjunto con nuestros profesionales minimizamos la posibilidad de riesgo. Nos ayudan a optimizar la calidad de los servicios”.

Establecimientos vigilados

En el Departamento del Atlántico hay un censo de 24 establecimientos que ejercen estas actividades de estética, (censo a diciembre de 2018), los cuales están siendo objeto de inspección vigilancia y control por parte de la secretaría de Salud Pública:

Etiquetas