DeportesFútbol internacionalHora Tiburona

Fin al ayuno de goles y de triunfos: Junior se ilusiona con la Sudamericana

El equipo rojiblanco, con gol de Michael Rangel, derrotó 1-0 a San Lorenzo y peleará su clasificación con Melgar.

El invicto de San Lorenzo en la Copa Libertadores cayó en Barranquilla. El equipo dirigido por Jorge Almirón, que no había encajado un solo gol en el torneo, perdió 1-0 ante Junior, un resultado que no hace peligrar su clasificación, pero sí la opción de quedar primero del Grupo F, posición que definirá en la última fecha con Palmeiras, que goleó 4-0, en Arequipa, a Melgar. El club brasileño ahora es líder con 12 puntos, seguido por San Lorenzo, con 10. Ambos ya están en la siguiente ronda.

En un palco del estadio Roberto Meléndez observando el partido estuvo el técnico de la Selección Colombia, Carlos Queiroz, quien antes del juego se reunió con Luis Fernando Suárez, le envió energía positiva a los jugadores del Junior, augurándoles que sacarían los tres puntos y dando muestras de tener buena espalda.

Foto: Juan Pablo Mercado

La victoria fue un bálsamo para los tiburones, que sumaron sus primeros tres puntos en la Libertadores, anotaron su primer gol y mostraron una leve mejoría en su fútbol. La posibilidad de acceder a la Copa Sudamericana sigue intacta para Junior y para materializarla tendrá que vencer, también en Barranquilla, a Melgar de Arequipa, juego que se disputará el 8 de mayo.

En el minuto 13 del primer tiempo, Michael Rangel acabó con el ayuno de gol de Junior en la Copa Libertadores con un cabezazo impecable tras centro de Marlon Piedrahita que dejó inmóvil al portero Fernando Monetti. El delantero santandereano atacó la pelota ganándole la posición a Fabricio Coloccini, quien no tuvo tiempo de reaccionar.

San Lorenzo, que volvió a ser el mismo equipo discreto que era antes de ganarle a Junior en la primera vuelta, tuvo una llegada arrancando el partido con un disparo de Gastón Reniero, que rechazó Viera, y luego con un tiro de Andrés Rentería que se fue desviado.

Sin Luis Fernando Suárez en la raya (el que estuvo todo el tiempo dando indicaciones fue su asistente Armando Osma), Junior fue un equipo más despierto, más agresivo y más metido en el partido.

Esta vez Suárez se la jugó desde el pitazo inicial con dos delanteros: Rangel y Teófilo. El santandereano le respondió con un gol, pero el de La Chinita volvió a pasar desapercibido en el partido.

El equipo volvió a tener presencia por las bandas con Freddy Hinestroza y Luis Díaz. El primero tuvo más protagonismo en el primer tiempo, jugando por el costado izquierdo, y el guajiro tuvo más explosión por el mismo sector en el segundo.

También tuvo sacrificio, con los mismos extremos y con Rangel, que varias veces bajó para dar una mano en la recuperación de la pelota. Al santandereano también se le abona que trató de asociarse con sus compañeros. Tuvo factor sorpresa con Víctor Cantillo, que acató el pedido de su técnico de patear más al arco.

Foto: Juan Pablo Mercado

Suárez salió por primera vez de la cueva en el minuto 23 del segundo tiempo para estrecharle la mano a Teófilo Gutiérrez tras ser reemplazado por Leonardo Pico. Después, a los 28, volvió a asomarse para llamar y saludar a Rangel, relevado por Daniel Moreno y finalmente a Luis Narváez, sustituido por Enrique Serje.

En la segunda parte, Díaz fue el jugador más desequilibrante que tuvo Junior al protagonizar dos mano a mano con el arquero de San Lorenzo, Fernando Monetti, que salió airoso en ambos. El segundo de ellos fue tras un paso preciso de Rangel, el guajiro encaró al portero argentino, que achicó bien el disparo del atacante del Junior.

No es el Junior ideal, todavía no es el Junior que quiere la gente, dista mucho del que alcanzó la octava estrella, pero ya no se fue en blanco en la Copa Libertadores. Contra San Lorenzo jugó por el honor, ganó bien y sigue soñando con seguir teniendo participación en el segundo semestre.

Etiquetas

Manuel Ortega Ponce

Comunicador social-periodista egresado de la Universidad Autónoma del Caribe. Toda una vida ligada al deporte y a la información que este genera.