Judiciales

Ex Comisario denuncia que le embargaron la mesada pensional por un carro que no existe

Tres entidades de tránsito lo tienen contra las cuerdas por un vehículo que él afirma no existe.

Al ex Comisario Daniel Bula Herrera tres entidades de Tránsito embargaron su cuenta de pensión por una deuda de un vehículo que él asegura no existe.

Bula se pensionó a inicios del 2015 después de laborar durante 25 años para varias entidades del Estado, entre estas el tránsito departamental.

Ahora dice que el pasado 6 de agosto, cuando gestionaba en un banco los dineros de su mesada pensional una de las empleadas lo paralizó con una noticia: «Lo siento, su cuenta ha sido embargada por tres de los tránsitos regionales, por una deuda con su carro».

El excomisario, quien como autoridad en materia de tránsito fue en 1992 autor del “Manual del Conductor”, guía académica de obligatoria consulta para quienes deseaban obtener la licencia de conducir; advirtió a la empleada bancaria que por ley ninguna cuenta pensional puede ser embargada en nuestro país.

“Debe haber un error”, le dijo. Y agregó: “Por favor necesito los documentos para aclarar las cosas”.

La funcionaria le entregó un oficio que mostraba la magnitud del problema.

Su cuenta de pensión estaba siendo embargada por la secretaría Distrital de Tránsito y Seguridad Vial, actual autoridad en la materia para Barranquilla; el Tránsito Departamental y Metrotránsito, antiguo organismo de tránsito que se encuentra en proceso de liquidación.

Bula Herrera dice que su preocupación creció cuando leyó que su cuenta como pensionado estaba embargada por las deudas de un automóvil de placas RA 1719, un Chevrolet color rojo que nunca fue de su propiedad y que –a su modo de ver­- no existe.

“Esto es increíble. Primero embargan una cuenta de pensión que por ley es inembargable; y segundo, lo hacen por las deudas de un carro que no existe. Esa placa fue abolida por ley hace 26 años”, asegura.

El excomisario se refiere a que el antiguo Instituto Nacional de Tránsito y Transporte (Intra), que se reestructuró en 1993, desarrolló un plan de borrón y cuenta nueva.

Ese organismo –buscando modernizar y renovar el parque automotor-, abolió las placas en todo el país.

Para el caso de los carros registrados en el Atlántico los vehículos se identificaban con las placas RA, RB, RC y RD, fueron anuladas y se expidieron nuevas placas. “Pero los carros tenían que cumplir requisitos técnicos nuevos. Si los dueños no renovaron las placas antiguas sus carros fueron dados de baja.

No puede haber un carro que haya estado rodando desde entonces con las placas RA 1769. Eso es imposible”, precisa.

Y exigió: “Por favor, necesito el historial de ese vehículo. Allí debe registrar todos los movimientos del carro, sus dueños, multas, accidentes, cadenas de impuestos, deudas. Si aún existe y puedo localizarlo para iniciar el proceso de defensa”.

Daniel Bula asegura que en el banco le advirtieron que no manejan esa información y lo remitieron a las oficinas de los tránsitos que le embargaron la cuenta.

“Y en los tránsitos nadie conoce los historiales de ese carro. ‘Me bailan el indio’, me envían de regreso al banco. Esto es increíble. Me dicen que hay cerca de 90 personas embargadas por carros fantasmas como este”, se queja.

El viacrucis

El exfuncionario dice que tan pronto presentó sus alegatos de defensa la secretaría Distrital de Tránsito y Seguridad Vial, ordenó desembargar la cuenta pensional.

El oficio firmado por Leonardo Esquivel Díazgranados reconoció el error y actuó de inmediato:

“Son inembargables. Cualquiera que sea su cuantía, salvo que se trate de embargo de pensiones alimenticias o de créditos a favor de cooperativas”, reza el oficio.

Pero este mismo documento tiene un aparte que no dejar dormir a Bula Herrera: le desembargan el desembolso de su pensión, pero se mantiene el embargo sobre los dineros restantes que hay en la cuenta.

“Sin embargo, los demás dineros consignados a la cuenta permanecerán afectados por la medida por encontrarse incursos dentro de procesos administrativos de cobro coactivo iniciado mediante oficio de embargo No MP-2014118-36610”.

Por su parte el Tránsito del Atlántico reconoció lo estipulado en la ley, y ordenó el desembargo de las cuentas pensionales de Bula.

Mabel Moscote Moscote, jefe de la Oficina Jurídica del organismo, escribió: “Se solicita que se proceda a desembargar todas las cuentas y productos que posea el demandado.

Efectúese el descongelamiento y devolución a las cuentas de donde fueron sustraídos”.

Bula dice que contra esta orden del departamento jurídico del Tránsito del Atlántico, surgen nuevos obstáculos: “Para devolverme mi dinero la jefe de cartera me entrega un formato que debo llenar. El formato tiene un rótulo que dice Formato de Solicitud devolución de dinero por pago de comparendos. Resulta que veo esto como una trampa, porque lo mío no es tema de comparendos. Mi cuenta fue embargada por un error alrededor de un carro que no es mío y tampoco existe. No se trata de comparendos”, asegura.

Etiquetas