Judiciales

¡En video queda registrado asesinato en estadero del barrio Santo Domingo!

El criminal intentó huir disfrazándose con un vestido de mujer de color rosado.

‘El Piti’ juró que cobraría venganza y así lo hizo. A las 9:30 de la noche del domingo este sujeto, cuyo nombre de pila es Jacob Alfredo Cruz Utria, asesinó al comerciante Pedro Agustín Mackenzie Santiago, en el interior de un estadero ubicado en la calle 90 con carrera 5, barrio Santo Domingo.

Pedro Agustín Mackenzie Santiago, de 34 años, víctima mortal.

Hora 7/24 tuvo acceso al video del establecimiento en el que se aprecia cómo el victimario (gorra vinotinto) se encontraba en el establecimiento nocturno junto a un compinche (moreno, de camiseta blanca) y una muchacha (sentada en el costado izquierdo) esperando que arribara su víctima.

Cruz Utria con el pasar de los minutos se torna ansioso, a lo que su cómplice le pide calma, pues al parecer tiene información de que Mackenzie ya está por llegar.

Aparentemente recibe un mensaje en su teléfono celular, se levanta a la puerta del establecimiento para corroborar que este viene a pocos metros y alerta al ‘Piti’, quien se limita a seguir a su objetivo criminal con la mirada.

La mujer, que está al tanto de todo, se asoma, lo ve venir y jala a Cruz Utria por la camiseta como para que espere a que su víctima ingrese al lugar, pero este decide mantenerse en pie.

Pasados 25 segundos arriba Mackenzie Santiago en compañía, al parecer, de un amigo. Este saluda, de lejos, a unas personas que están en la esquina del establecimiento, sin la más mínima sospecha de que lo habían llevado hasta el sitio para ultimarlo.

‘El Piti’ espera que ingrese, recibe el beneplácito de su compinche con un leve movimiento de cabeza y accede a sacar de la pretina de su bermuda un arma de fuego, con el que impacta en la región temporal a su víctima de un solo disparo.

En el clip se aprecia que el asesino intenta rematar a su víctima, pero, al parecer, el arma se le encasquilla. Mientras se registra todo el acto criminal, la mujer abandona el establecimiento caminando.

El hombre de tez morena que lo acompaña sí lo espera, le indica que se apure tras la detonación y cuando este abandona el establecimiento nocturno girando hacia el lado derecho, él decide marcharse del sitio caminando para el lado izquierdo.

Amigos de barriada, llegan posteriormente al sitio y auxilian a Pedro Mackenzie, trasladándolo a la Clínica San Ignacio. De ahí es remitido al Hospital General de Barranquilla, donde fallece en la sala de urgencias, cuando recibía atención médica de los galenos.

Cuando la Policía arriba el sitio, obtiene información precisa del homicida, además de los videos de las cámaras de seguridad del establecimiento en los que queda registrado el asesinato.

Con base en ello, salen a la búsqueda de Jacob Cruz Utria, quien además es reconocido en el sector como un temible atracador. Al llegar a su vivienda, se percatan que este andaba volando patios para huir.

Los uniformados reforzaron la seguridad del sector y así lograron sorprenderlo cuando intentaba burlar a las autoridades dándose a la huida, disfrazado de mujer con un vestido de color rosado. Se desconoce el paradero de sus cómplices.

Jacob Cruz, alias ‘el Piti’, quedó registrado en las cámaras de seguridad cuando ultimaba al comerciante Pedro Mackenzie.

¿Por qué ‘el Piti’ quería asesinarlo?

Hora 7/24 pudo establecer, a través de una fuente judicial, que Pedro Agustín hace un mes había sido víctima de un atraco por parte de la mujer de ‘el Piti’, su verdugo. El hoy occiso, indignado, la ubica y, al parecer, la amenaza con el fin de que le devuelva sus pertenencias.

Esto habría molestado sobremanera al marido de la atracadora y por eso juró que esa “se las pagaría”.

Esta versión coincide en gran parte con lo manifestado por Diana Cervantes, pareja sentimental de Mackenzie, quien acude la mañana de este lunes al Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses a reclamar su cadáver para darle cristiana sepultura.

“El problema viene de hace un mes, porque la mujer del señor (asesino) puso a unos amigos a que atracaran a mi esposo (le robaron dinero y el celular). Yo digo que el man estaba como azarado, porque pensaba que mi esposo le podía hacer algo y antes de que se lo hicieran, él prefirió matarlo”, relata la pareja sentimental de la víctima.

Pedro Agustín Mackenzie Santiago tenía 34 años. Deja 2 hijos y a su esposa, con la que estaba casado hace 17 años, sumida en un profundo dolor. Esta nueva víctima de la intolerancia tenía una microempresa de calzado.