JudicialesVideos 7/24

En video | La tragedia de dos primos que murieron sepultados por un alud de tierra en Malambo

La familia, aparte del 'nocaut' que significa perder a dos parientes de forma intempestiva, está golpeada por la displicencia de la empresa que no ha respondido por este accidente laboral con consecuencias nefastas.

No eran miembros de familias opulentas de Barranquilla, ni siquiera de Malambo. Trabajaban para la empresa Agrofer, pero no tenían contrato, ni siquiera ARL. Eran dos ‘pelaos’ oriundos de Hatoviejo (Bolívar) que hace un mes consiguieron trabajo en dicha compañía y tenían 15 días cavando un hueco de forma rudimentaria.

La empresa está ubicada en la vía a Caracolí, sector El Descanso, jurisdicción de Malambo.

Su familia, por lo pronto, solo pide una cosa: darles cristiana sepultura. Pero, ni eso les han ofrecido los directivos de la empresa, que durante la tarde del viernes prefirieron no pronunciarse y este fin de semana mantienen el mismo silencio sepulcral.

“Por lo menos debieron presentarse, dar la cara. Los que fallecieron no fueron unos animales, fueron dos personas que estaban trabajando, ganándose el dinero con el sudor de su frente, no haciendo cosas malas. Debieron tener seguridad con sus trabajadores”, dijo ante las cámaras de Hora 7/24 Nadis Parra, hermana de Reinaldo Parra Ortiz y prima de Rafael Junior Sarmiento García, las víctimas de este fatal hecho.

Reinaldo y Junior, como le decían sus familiares de cariño, habían cavado un hueco de 5 metros de profundidad, según sus familiares. Nadis, aseguró, que al escucharlos hablar del tema les advirtió que debían tener mucho cuidado, pero ellos siempre respondían: “tranquila, no va a pasar nada”.

A eso de las 9:30 de la mañana se removió la tierra y el alud los sepultó de inmediato. Dicen sus parientes, que no había, por lo menos, un supervisor de la labor que ellos realizaban y que apenas a las 11 de la mañana fue que el contratista se percató de lo ocurrido.

“Si el tipo no va a ver, casi dos horas después, cómo están, ni se percatan de que los muchachos estaban sepultados ahí. Se dieron cuenta a las 11 y aparecieron los bomberos y el CTI a la 1 de la tarde. Los sacaron casi a las 2, es decir, que tardaron 5 horas en sacarlos, los dejaron a la deriva, a su suerte, solos”, dijo entre sollozos la familiar.

¿Qué dijo la empresa a las autoridades?

El contratista Juan De la Rosa dijo a las autoridades que “estaba haciendo una ronda, cuando noté que los obreros que se encontraban haciendo la excavación para cambiar un tubo de desagüe no estaban”.

“Me acerqué al lugar y observé que los dos trabajadores estaban cubiertos de arena. De inmediato llamé al personal de la empresa, pero ya estaban muertos, por lo que llamé a la Policía y a los Bomberos, quienes confirmaron que efectivamente ya estaban sin signos vitales”, narró De la Rosa a los miembros de Policía Judicial.

No eran colombo-venezolanos

Decenas de familiares que acudieron la mañana de este sábado al Instituto de Medicina Legal desmintieron que los finados fueran colombo-venezolanos. “Simplemente trabajaron unos años en Venezuela, pero retornaron a Colombia debido a la crisis económica del vecino país”, aclaró Nadis.

Rafael Junior Sarmiento García tenía 24 años, alcanzó a cursar el octavo grado y su oficio era el de obrero. Vivía junto a su esposa e hija en la carrera 38 con calle 53C, barrio Villa del Rey, de Malambo.

En esa misma vivienda residía su primo Reinaldo Parra Ortiz, de 26 años, quien solo pudo cursar la primaria, pero se dedicó a trabajar para sacar adelante a su familia.

“La noche anterior, Reinaldo estuvo en mi casa. Prácticamente comió su última cena, hablamos un rato y se fue. De ahí no supe más nada, sino hasta ayer que llegaron con la noticia que mi hermano estaba muerto”, dijo Nadis entre el dolor y la impotencia.

Amylkar Alvear Ariza

Comunicador Social - Periodista de la Universidad Autónoma del Caribe. Actualmente cursando una especialización en Gerencia de la Comunicación Organizacional. Con amplia experiencia en distintos medios de la Costa Caribe. ¡Sediento de la información en primicia y dispuesto a revelar con detalles lo que es noticia!