Judiciales

David Char contó sobre la compra de votos y presencia de las AUC en el Atlántico

Es el primer involucrado con parapolítica que comparece ante el tribunal de paz.

Haciendo un relato de su vida personal, laboral y profesional, el excongresista David Char Navas inició su intervención ante la Sala de Definiciones Jurídicas de la Jurisdicción Especial para la Paz.

Su declaración empezó casi dos horas y media de la instalación de la diligencia programada para que el político detallara su propuesta para los componentes de verdad, reparación y no repetición.

Char, que se convirtió en el primer agente del Estado no integrante de la Fuerza Pública en ser aceptado por el tribunal de paz, contó cómo a finales de la década de los ochenta y principio de los noventa tenía a su cargo una finca llamada El Sinaí ubicada en la zona bananera que tuvo que abandonar debido a la presencia de facciones guerrilleras de las Farc en esa región.

Dijo que su inició en el terreno político llegó por cuenta de su cuñado, Antonio Guerra de la Espriella, pero que rompió relación con él hacia el año 2000, cuando su matrimonio llegó a su fin.

Recordó que se hizo elegir a la Cámara por Atlántico en el año 2002 y fue uno de los cinco representantes nuevos que llegaron a esa Corporación lo que, según dijo él mismo, representó un cambio en la política departamental.

En su relato ha mencionado nombres como Fuad Char, su tío; Eduardo Pulgar, hoy congresista; Wilson Durán, político atlanticense, y su primo Alejandro Char.

David Char es el primer involucrado con parapolítica que comparece ante el tribunal de paz que el pasado 30 de julio le concedió la libertad transitoria, condicionada y anticipada.

Su expediente llegó a la JEP tras la remisión que hizo la Corte Suprema de Justicia que lo investigó desde 2012 por concierto para delinquir y porte de armas, delitos relacionados con sus nexos con el frente José Pablo Díaz, de las Autodefensas Unidas de Colombia.

Char hablo en la JEP desde la mañana de este viernes y en la sesión de la tarde, comenzó su relato hablando de las actividades propias de su actividad política y rememoró que en Baranoa tuvo un fuerte caudal a costa de los líderes que cautivó con su programa.

“Cuando me lancé a la Cámara en 2002, lo hice por el Partido Liberal, y mi padre y mi hermano me ayudaron económicamente. No me acuerdo cuánto invertí, pero creo que fue algo así como 150 o 200 millones de pesos… no recuerdo exactamente”, sostuvo Char sobre el financiamiento de la campaña.

Explicó que “los libros (de contabilidad) nunca reflejan lo que se gasta en la campaña” y que haciendo cálculos cree que sacó más de lo reportado ante las autoridades electorales.

“YO ME REUNÍ CON LOS PARAMILITARES”

Ante la JEP, Char Navas admitió que tuvo encuentros con las cabezas del Bloque Norte de la Autodefensas, es decir con Édgar Ignacio Fierro, ‘Don Antonio’, y alias ‘El Médico’ en aras de ampliar su poder político en la región.

“Decidí apoyar a un grupo paramilitar que causó daño a la sociedad, daños de los que aún hoy no nos recuperamos (…) Fallé como político y como representante de la sociedad, antepuse mis intereses particulares a los intereses de la comunidad”, indicó Char.

Sobre su relación con los demás Char, el excongresista reveló que nunca recibió la ‘bendición’ de su tío Fuad para que hiciera política, hecho que nunca catalogó como una mala señal por lo que siguió su propio rumbo evitando una ruptura familiar.

De la compra de votos en el Atlántico desveló que eran tres modalidades: compra de materiales de construcción, compra del voto con dinero en efectivo y el carrusel de la contratación.

Del primero dijo que eran los mismos líderes de los barrios que se encargaban de ir de casa en casa para preguntarles qué necesitaban.

“Los votos tenían un precio, en ese entonces era de 25 o 30 mil pesos, entonces se los cambiaban por ladrillos, tejas, baterías de baño. Eso era cuantificable”, detalló.

Los líderes llegaban a los comandos, como eran identificadas las sedes de campaña de los candidatos, con los listados de las cuentas de los materiales y los nombres de las familias que los requerían. Posteriormente, señaló Char, el equipo del político se encargaba de verificar que eso era así.

Parte fundamental de este engranaje en los municipios eran los concejales, según dijo Char y agregó que la gente del campo era más “firme” que la gente de Barranquilla, a pesar de que el “voto era más barato” que en la ciudad.

De la segunda modalidad dijo que la práctica era concentrar a los votantes en un punto y llevarlos en buses a que sufragaran.

El ‘carrusel de los votos’, por su parte, no tenía en cuenta a los líderes, sino que quien tenía “metida la mano era la Registraduría, donde había unos funcionarios que tenían ‘vendida’ la mesa”.

Sobre esta modalidad dijo que era la más segura para tener un voto a favor de los candidatos y que los costos eran superiores a los otros dos mecanismos descritos, ya que, explicó, tenían una certeza de un ciento por ciento.

Cuando le preguntaron si entregaría nombres para ampliar detalles, Char optó por revelar implicados en una audiencia de carácter privado y añadió que nunca incurrió en el delito de compra de mesas. Dicha diligencia se programó la próxima semana y de lo que allí derive será enviado a la Fiscalía para que investigue a lo que haya lugar.

“A BARRANQUILLA NO LLEGARON DE CAMUFLADO”

De la presencia de las Autodefensas en entidades públicas se refirió a que el hospital materno infantil fue el fortín de las AUC en Soledad y lo consiguieron bajo la violencia y la amenaza.

También se hicieron, señaló el compareciente, la contratación pública de ese municipio, así como la de la Alcaldía de Malambo.

“En Barranquilla también alcanzaron a penetrar con la alcaldía de Guillermo Hoenigsberg Todo esto fue entre 2004 y 2007. A Barranquilla no llegaban vestidos de camuflado, como en otros departamentos, allá llegaban de civil”, declaró.

En la actualidad existe un listado de los políticos y funcionarios que tuvieron nexos con paramilitares del bloque Norte, esa relación está en la matriz de colaboración que en su momento entregó el compareciente y de la que aseguró hablará en una audiencia privada, aunque hizo la salvedad de que la mayoría de ellos ya están condenados por la justicia ordinaria.

La sesión finalizó tras casi ocho horas de audiencia y se convocó a una nueva diligencia para el próximo 18 de octubre. La idea es que se realice en Barranquilla, con la presencia de las víctimas.

COLPRENSA