Judiciales

A la cárcel Los Jotas, banda que introducía drogas a La Picota de Bogotá

Desde uno de los patios del centro carcelario uno de los investigados al parecer organizaba la venta y entrega de marihuana y cocaína a los internos del penal.

Mediante labores investigativas como seguimientos, interceptación de comunicaciones y análisis de bases de datos, entre otros, la Fiscalía estableció que dos parejas de hermanos, además de primos, sobrinos y cuñados conformaban presuntamente una red delincuencial, denominada Los Jotas, que traficaba drogas en la Cárcel La Picota de Bogotá.

Durante tres días de audiencias la juez de control de garantías estableció con base en los argumentos del ente acusador, la inferencia razonable de autoría y participación de los supuestos integrantes de la citada banda en los delitos de concierto para delinquir agravado y tráfico, porte o fabricación de estupefacientes agravado.

Las ocho personas capturadas fueron cobijadas con medida de aseguramiento privativa de la libertad en centro carcelario. Tres de los procesados aceptaron su responsabilidad.

Los Jotas

La banda estaba compuesta por dos familias dedicadas al negocio ilegal, y sus integrantes tendrían entre otros, los siguientes roles:

Fabián Viracacha, alias Fabián, sería el presunto cabecilla y quien está pagando una condena en la cárcel por distintos delitos. Al parecer, realizaba la preventa de la droga en el penal y su posterior entrega en diferentes patios.

Diego Andrés Cantor Viracacha era el jefe de la red afuera de la cárcel y ejercía como financiero del grupo. Aceptó los cargos.

Martha Isabel Viracacha Plazas es propietaria de un restaurante y una ferretería a cuyas cuentas bancarias se realizarían pagos anticipados por la venta de narcóticos en la prisión. No se allanó cargos.

Johana Andrea León Peña tiene el beneficio de casa por cárcel por una investigación de tráfico de estupefacientes. Aceptó cargos.

Jhonatan Steven León Peña, alias Jonaton, sería el encargado de la logística de la red. No aceptó cargos.

Elsa Lucero Peña Rodríguez fue capturada en flagrancia ingresando drogas en sus partes íntimas a La Picota. Aceptó su responsabilidad.

Isauro Ortegón Mariño presuntamente estaba encargado de lanzar pelotas de droga al penal. No aceptó cargos.

Johana Caterine Pérez Amado, según lo establecido, sería quien armaba y prensaba las bolas de marihuana y cocaína. No aceptó cargos.

Julith González Fierro aparentemente tenía la misma función de la anterior y tampoco acepto cargos.
Cómo operaban

En la cárcel, alias Fabián sería quien ofrecía la droga. Presuntamente, realizaba acuerdos de entrega y pago por anticipado. El dinero era consignado a las cuentas de su hermana. Cada semana eran realizados varios depósitos con sumas superiores a un millón de pesos.

A través de llamadas telefónicas el jefe de la banda ordenaba a su sobrino Andrés la hora y cantidades de droga que tenía que enviar al penal. En pelotas empacadas al vacío iban las sustancias ilícitas.

Desde la terraza de una casa ubicada a 50 metros de La Picota, se presume que el Isauro lanzaba con precisión las bolas de droga para que cayeran al patio donde se debía hacer la entrega. Con señales sonoras y recolectores en los patios se garantizaba la recepción del material y posterior distribución.

También a través de correos humanos ingresaban los fines de semana los narcóticos.

Etiquetas